Buscar

Notas

Viernes, Octubre 8, 2021

por Rodrigo Sandoval 

 

Cuando los ingenieros empezamos a trabajar nos encontramos, por lo menos en mi caso con una metodología, una filosofía de la cual hoy es parte de mi propia vida; la mejora continua, que es el significado de la traducción de la palabra japonesa “Kaizen”.


改善 


Kaizen cobra significado cuando se entiende como parte del sintoísmo y budismo el lograr ser tu mejor versión. Aplicado a la industria es hacer mejores procesos, pero no solo termina ahí; es una filosofía que se extiende a toda la organización y permite lograr hacer más con lo mismo, y aprovechar cada una de las oportunidades que se tiene por mejorar cualquier cosa; siempre teniendo en cuenta que todo se puede mejorar.


¿Por qué es tan importante HOY?


En la ciudad


Es importante hoy porque aún nos hace falta integrar esta mejora continua a nuestra ciudad, nos hace falta como ciudadanos entender que podemos mejorar continuamente nuestra ciudad. Cada ciudadano es el equivalente a cada operador que mejora un proceso en su fábrica, cada ciudadano es el equivalente a cada ingeniero que ahorra de mejorar procesos industriales, cada ciudadano es equivalente a cada gerente y líder que gestiona los esfuerzos para determinar qué proyectos se pueden hacer para mejorar la empresa. Nuestra empresa es nuestra ciudad hoy. Me encantaría ver indicadores de cuantos choques hubo en la semana, cuantos arrestos y de qué tipo hubieron,  me encantaría ver cuantas toneladas de basura se generaron, cuantas multas se realizaron.


Merecemos conocer los indicadores que mueven a nuestra ciudad, porque son estos indicadores los que permiten generar acciones específicas para mejorar cualquier cosa. Y en este sentido el Kaizen en nuestra ciudad y país, es totalmente necesario, podemos hacer culpables a los gobernantes, pero la realidad es que el gobierno es totalmente el reflejo de nosotros, para bien o para mal, es lo que es.


En la industria y las Pymes


Cada día que llego a un negocio y mido su éxito, el poco o mucho que este tenga, en gran medida es atribuible a la consistencia, a lo esperado; poco se hace para mejorar. Es claro está de reconocerse que un negocio tenga consistencia; pero eso es lo mínimo que se tiene que tener para que este se encuentre operativo.


Para crecer se necesita “compromiso” y se necesita entender que lo más importante es “mejorar continuamente” así perpetuando que todos los días puede hacerse mas rápido un proceso, se puede atender mejor al cliente, se pueden manufacturar mejores productos, cada dia se puede cambiar el modo del negocio.


Por eso la “ceguera de taller” no solo en la industria, sino en la vida es fundamental; tenemos este mal y vemos con normalidad dejar la casa desordenada, el patio sucio, el armario voleado, etc. Y esta “normalidad” con la que vemos las cosas, no hace mediocres, nos hace incluso, inútiles, porque si ya no somos de utilidad para el bien común, para mi empresa, para mi vida, pues es entonces la razón principal de la depresión, del pesimismo, de la mala actitud, de la falta de ganas de vivir y mejorarlo todo. Porque nuestra mejor versión es la que nosotros proyectamos en nuestra mente; y esa misma proyección es la que nos hace lograr nuestros objetivos.


Deseo que la industria y las pymes adquieran la mejora continua, el Kaizen, para que prosperen; es una iniciativa integral que todas las industrias, todos los negocios, todas las personas pueden adquirir y beneficiarse de la misma.


Es exactamente lo que hacen los negocios que se profesionalizan, “mejoran” pero no es una mejora de momentos, es continua, es una búsqueda interminable. Suena cansado, pero no lo es, por el contrario, es aquello que únicamente nos va a llevar hacia donde queremos y hacia donde merecemos. Con estándares, con protocolos, políticas internas, con sistema de capturas de mejoras, con todos los mecanismo y documentación para regular y asegurarse que se lleven a cabo.


La mejor versión de la energía, es la energía sustentable y renovable. La mejor versión de la mecánica es el motor, la mejor versión de la estética es la belleza, la mejor versión de elección es la democracia, la mejor versión del capitalismo es la competencia, la mejor versión de la humanidad es la fraternidad, la mejor versión de la meditación es la mejora continua.


Cuando aprendamos a integrar entonces la mejora continua a toda la expresión humana, habremos encontrado a esa mejor versión que ha perpetuado la prosperidad, la abundancia, el equilibrio y la técnica para solo llegar al derecho más fundamental; ser felices.           


No hay mejores industrias, mejores robots, mejores computadoras o mejores gobiernos; solo hay mejores personas. Todo lo demás es consecuencia de nuestra propia acción. Todo es consecuencia de nuestros deseos por ser no el mejor, sino los mejores como uno solo. Fraternidad.

 


Miércoles, Septiembre 1, 2021

por Rodrigo Sandoval

La semana pasada escribí sobre cómo desarrollar una capital industrial y con gusto he recibido que ha logrado inspirar a un líder de la cerveza artesanal; ya tiene dentro de su plan integrar algo de este concepto sobre la verdadera influencia que debe de tener una capital de una industria.


Es así como realmente cobra sentido el escribir y compartir ideas o conceptos para lograr hacer cosas que tengan una influencia positiva en nuestra sociedad, pero que con un objetivo muy claro nos convierte en líderes.


Lo que hoy es una solución, no lo será mañana; por eso debemos de constantemente mejorar, constantemente ejercitar nuestra mente, nuestros conocimientos y nuestra relación con todos. No existe un líder solitario, y es por eso que un líder no busca fama, fortuna; busca prosperidad.


Y es esta prosperidad lo que diferencia al mediocre, del visionario.


Hoy quiero darnos una nueva oportunidad. Reconocer a los líderes que quieren visualizar a Baja California influyendo en el mundo, debemos de expandir nuestra visión y nuestros valores a nivel global; crear valor.


Les voy a regalar y que deseo que compartan mi propia visión y de cómo tu participas en ella.


Lo primero que quiero compartir es un ejemplo industrial que está cobrando “momentum”; y eso es la cerveza artesanal, el vino y la gastronomía.  Quiero un líder que le venda al mundo lo que somos. ¿Cómo?


La oportunidad, el dinero es la clave; y todo esto radica en la creación de valor; productos y servicios; y servicios hechos producto (IoT).  Lo veo como un árbol, el árbol es la industria; y las ramas, las diferentes empresas y negocios que se derivan de esta industria, que la hace un clúster.


Pero muchas veces cometemos el error de catalogar como “industria” lo que está directamente relacionado con el producto final; cuando en realidad una industria funciona por las raíces y las ramas para poder dar el fruto final; la cerveza, el vino o el platillo en la mesa.


 Ahora sí, este es el regalo; el negocio industrial; todo lo que gira en torno al fortalecimiento de una industria; los líderes que crean valor. Y para esto veo una industria que planee con sus líderes que es lo que vamos a hacer, pero también llevarlo a su expresión más compleja y artística.


Primero se debe ser justo, y se debe ser muy inteligente para crear valor en un sentido colectivo y de liderazgo. ¿Qué hacer?


Integrar completamente la industria a todo, y todas las industrias entre sí. Debemos de hacer lo siguiente en cada una de las industrias: Asociaciones, Certificaciones, Educación Continua, Proveeduría, Exportación, Cultura, Clúster, Financiamiento, Microfábricas, Establecimientos, Expos; pero sobretodo, industrialización y manufactura; llevarlo al grado de mayor expresión industrial.


Estoy totalmente peleado con la mediocridad, y con la pasividad, no se me hace concebible que una persona no desee ir mas allá. ¿Pero cómo hacerlo?


Hay que hacer negocio de todo, hay que tener una inquietud infinita por crear; no todo será factible y redituable pero sin duda dejara aprendizaje, que es finalmente el propósito de toda la vida; hacer lo que realmente amas.


Caemos para levantarnos, por algo los pies solo pueden ir hacia una dirección.


Nuestra mente es la que es multidireccional, por eso debemos de darle guía, enfoque. Una vez creado un negocio se tiene que crear una unión entre los demás, promover el deporte, la cultura.


El inventor de la marca Nike, Bill Bowerman era un entrenador de atletismo, fue entrenador de Steve Prefontaine, el cual por cierto es muy recomendable ver la película “Prefontaine” en la cual lo interpreta Jared Leto. Ahí se muestra la historia en la cual con una máquina para hacer waffles crea las suelas plásticas de los zapatos deportivos. 


Este ejemplo lo veo en Mexicali, lo veo en Tijuana, en Ensenada, Tecate y Rosarito; lo veo cuando hacemos “chicanadas”; lo veo cuando podemos hacer mejores productos.


Mi pregunta es. ¿Por qué no vemos más allá?


Y es que se necesitan líderes en todos los negocios, en todas las industrias y actividades, que inspiren a crear. El equipo olímpico de Baja California nos puede ayudar a crear empleo, podemos crear marcas de ropa deportiva hecha en Ensenada; podemos manufacturar zapatos hechos en Mexicali; podemos crear equipo ortopédico de entrenamiento en Tijuana; que acaso no se hace ya; ¿dónde está la acción de integración?


Porque la industria de la construcción no tiene líderes, arquitectos locales prestigiosos, que hagan proyectos monumentales. 


Esto que vivimos a nivel global. Lo que diferencia al país desarrollado de los demás, es la calidad de sus líderes en cada industria, en cada organización, en cada negocio. Los distingue la inteligencia emocional, los distingue el pensamiento integral.


Se acabaron los complejos de ser mexicano, de ser mediocres o de lo que sea que nos puedan derrotar emocionalmente. Somos humanos con las mismas capacidades, el mismo potencial y las mismas oportunidades. Ser lo que somos, es lo que cada uno es y hace con su vida, no una nacionalidad o la falta de la misma; la actitud es lo que lo define a cada uno.


Hay que crear valor, esa es la clave de la prosperidad. Lo veo en todos las industrias. Tenemos un litoral envidiable; países que no tienen costa envidian esto; porque no construimos embarcaciones, donde se queda toda esta inmensidad inexplorada.


Es fácil huir, mi generación está huyendo; están preparados, les ofrece oportunidades Estados Unidos, Canadá, Australia, Alemania, Francia, Reino Unido y Medio Oriente; pues se van a ir; pero no hay nadie que realmente desee hacer eso; todo desean ir y regresar.


A mi generación le comparto que las mayores oportunidades están en la pobreza, en la miseria y la falta de oportunidades de nuestro país; ahí es donde si creamos valor se multiplica la riqueza.


En un país donde el PIB per cápita es de 35,000 USD anuales comparado con otro país que gana 45,000 USD anuales tiene un margen de crecimiento de 10,000 USD per cápita; pero nuestro país tiene un per cápita anual aprox. De 13,000 USD anuales; lo que resulta en un margen potencial de crecimiento mucho mayor.


Es decir, si todos nos ponemos a trabajar, a buscar crear valor, crear pymes y pagar justamente; buscar tener esa meta; habrá una gran oportunidad de hacernos ricos también nosotros; pero es solo si existen líderes; personas con valores y con ganas de crear algo que se pueda vender, y que incentive el consumo interno nacional; sin eso; el margen de crecimiento no significa nada; cuanto más crezca el PIB no va a importar si no existe una igualdad, un equilibrio de ingresos que incentive el consumo; la avaricia no existe donde la oportunidad persiste, los monopolios y oligopolios caen ante la competencia y las reglas de juego libres.


Diversifiquemos nuestras industrias creando valor; asociaciones, entrenamientos, proveedores, buscar socios, emprendedores, compartir conocimiento, desarrollar productos y servicios, crear nuevos productos y servicios, certificaciones, empleo, aplicaciones, integraciones industriales.


Me gustaría mucho que por favor me escribieras, conocer tu opinión, que participaras, que busquemos ayudarnos a crear industrias.